INFORMACIÓN DEL PROYECTO MADRID - GRANVIA II
Este piso está situado en un gran edificio muy emblemático de la Gran Vía madrileña. El cliente para el que se diseñó esta casa, además de ser un gran amigo, es un gran “connoisseur” con el que he compartido parte de mi educación personal y obsesiones estéticas. Él me pidió que diseñara su casa como si fuera para mí y dando lo más personal de mi repertorio, y así fue.

El arranque del proyecto se basó en la admiración que ambos sentíamos por las artes decorativas de los años treinta y cuarenta, la colocación más apropiada de su gran colección de fotografía y arte contemporáneo y la exposición y almacenamiento de su extensa biblioteca, muchos de cuyos volúmenes están encuadernados en cuero de exquisitos colores.

Los diseñadores en los que nos miramos fueron, Jean Michel Frank como gran motor del proyecto, Marc Du PlantierDominiqueAndré Groult y otros diseñadores de esta época.

Mi labor no fue solo de diseño del espacio, sino también de búsqueda de piezas que fui encontrando poco a poco en mis viajes. Desde París a Copenhague y Praga, fue apareciendo la gran colección de mobiliario de esta época de entreguerras, que forman el gran resultado de este proyecto.

Para las paredes del salón usamos un motivo muy característico de Jean Michel Frank, que fue empanelarlas en pergamino. También se diseñó una carpintería con puertas de gran altura aprovechando los más de 3 metros del piso, con una superficie de pequeños cilindros en un acabado ebonizado y con tiradores en latón martelé.

Todo este conjunto forma una caja impecable, pintada en laca color chocolate, con suelo en piedra caliza de Saint Hubert, junto con las paredes de pergamino y el dormitorio en laca verde Prada, conformaron un perfecto contenedor para albergar todos los objetos que acompañarán a este amigo durante su vida.

Fotografías por: Manolo Yllera